Este es un espacio creado como iniciativa de cuatro chicas del Colegio San Patricio, Segundo año del Polidomal, Avellaneda, Argentina y su profesora, desde la materia de Informática; con el fin de tratar un tema de interés general que nos afecta a todos: La globalización y sus efectos en el medio ambiente.

Agradecemos desde ya, el interés de leer este blog y tomar conciencia de lo importante que es nuestro planeta, el lugar en el que vivimos.


Aclaración: Las fechas no guardan relación. Han sido modificadas por las creadoras de este espacio para darle un orden cronológico inverso.


"La tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos"

lunes, 31 de mayo de 2010

La Revolución Electrónica


La dirección de la revolución tecnológica dio otro giro a fines de los ochenta, desde la Infromática en sí hacia la comunicación. Convergieron dos tendencias. En primer lugar, en la mayor parte del mundo industrial las redes telefónicas y de radio llegaron a una interconexión masiva. Se hablo de crear una "autopista de la información" pero la autopista ya se estaba formando ante nuestros ojos, con nuevos caminos de fibra óptica y transmisiones celulares anunciadas semanalmente por compañías telefónicas y de televisión por cable. En segundo lugar, las distintas tecnologías antiguamente encarnadas en la computadora, el teléfono, el fax, el correo, el reloj, la brújula y la televisión (por no mencionar ancestros no electrónicos como los libros) empezaron a converger en un sólo aparato (lo suficientemente pequeño como para meterlo en una cartera o en un bolsillo). Con la ayuda de los satélites podía transmitirse un flujo continuo de datos: noticias, números de teléfono, el emplazamiento de cualquier usuario, resultados de investigaciones, índices de ventas. "Estamos todos conectados" fue el anuncio de la compañía telefónica. Asimismo, podría ser el slogan de la época. El trastorno político resultante del muro de Berlín y de la Plaza Tiananmen fue algo nuevo en la historia: la televisión y el fax también conspiraron. La información y las aspiraciones compartidas hicieron que la tiranía se convirtiera si no en obsoleta, al menos en mucho menos plausible.
A partir de ese momento comenzó una nueva etapa histórica: la globalización.

En resumen se puede decir que hay tres causas para la globalización:
- La aceleración de los ritmos de apertura económica y de los intercambios de mercancías y servicios.
- La liberación de los mercados de capitales que ha integrado las plazas financiera y las bolsas de valores de todo el mundo.
- La revolución de las comunicaciones y de la Informática.


Bibliografía: "El gran libro del SIGLO" Clarín

jueves, 13 de mayo de 2010

Medio Ambiente herido por la Globalización

La globalización basada en el modelo económico capitalista tiene efectos muy perjudiciales sobre el medio ambiente.
El capitalismo es un sistema económico en el cual el mercado predomina. Mediante la globalización, se eliminan las barreras comerciales entre los distintos países, y esto desencadena la aparición de un mercado internacional a escala global, lo que ha provocado un amento en el consumo de recursos energéticos como consecuencia del transporte entre los distintos países,
ya sea de materias primas o de productos manufacturados. Este aumento en el consumo de recursos energéticos, principalmente combustibles fósiles, incrementa la emisión de sustancias contaminares, principales responsables del cambio climático y del calentamiento global del planeta.
Otro efecto colateral de la globalización sobre el medio ambiente es el que "obliga" a los países más pobre
s a aumentar la explotación de sus recursos, como pueden ser bosques o recursos pesqueros, para sastifacer la demanda impuesta por el creciente número de consumidores o por la necesidad de generar dinero para poder pagar las deudas externas contraídas con los países ricos. Los países más pobres encuentran en la sobreexplotación de sus recursos una manera de poder solventar sus deudas. Además, un dato curioso es que los llamados "países pobres" son en realidad los que poseen las riquezas en cuanto a recursos, pero son las empresas de los países ricos las que los explotan y las que realmente obtienen el beneficio.
Otro hecho es que para poder ser más competitivos en este mercado global, existen países que reducen sus estándares ambientales y empresas que para reducir sus costos de producción reducen sus gastos en seguridad ambiental.
Hoy en día, las gran
des empresas transnacionales no sólo colocan sus fábricas en países donde la mano de obra es más barata, sino también en aquellos países cuya legislación ambiental es menos severa y permite reducir costes en este ámbito, de modo que las empresas pueden fabricar productos más baratos y más competitivos, que benefician al consumidor en cuanto al dinero que tiene que gastarse para adquirir el producto.
La globalización promueve un mercado libre, y un mercado libre sin ningún tipo de control que lo único que persigue es el beneficio económico, y esto va en contra de cualquier acuerdo ambiental cuyo propósito sea la protección y conservación del medio ambiente.
Además este mismo capitalismo que esta asociado a la globalización va en contra de la conservación medio
ambiental ya que suscita al consumismo exagerado y sin justificación con la consiguiente sobreexplotación de cualquier recurso en el que pensemos (comida, combustible, materiales como el plástico, etc...).

Bibliografía: http://www.saap.org.ar/esp/docs-congresos/congresos-saap/VI/areas/09/diaz-munoz-traverso.pdf




miércoles, 5 de mayo de 2010

Calentamiento Global y Efecto Invernadero.

El clima siempre ha variado, el problema del cambio climático es que en el último siglo el ritmo de estas variaciones se ha acelerado de manera anómala, a tal grado que afecta ya la vida planetaria . Al buscar la causa de esta aceleración, algunos científicos encontraron que existe una relación directa entre el calentamiento global o cambio climático y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), provocado principalmente por las sociedades industrializadas.
Un fenómeno preocupa al mundo: el calentamiento global y su efecto directo, el cambio climático, que ocupa buena parte de los esfuerzos de la comunidad científica internacional para estudiarlo y controlarlo, porque, afirman, pone en riesgo el futuro de la humanidad.
¿Por qué preocupa tanto? Destacados científicos coinciden en que el incremento de la concentración de gases efecto invernadero en la atmósfera terrestre está provocando alteraciones en el clima. Coinciden también en que las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) han sido muy intensas a partir de la Revolución Industrial, momento a partir del cual la acción del hombre sobre la naturaleza se hizo intensa.
Originalmente, un fenómeno natural.
El efecto invernadero es un fenómeno natural que permite la vida en la Tierra. Es causado por una serie de gases que se encuentran en la atmósfera, provocando que parte del calor del sol que nuestro planeta refleja quede atrapado manteniendo la temperatura media global en +15º centígrados, favorable a la vida, en lugar de -18 º centígrados, que resultarían nocivos.
Así, durante muchos millones de años, el efecto invernadero natural mantuvo el clima de la Tierra a una temperatura media relativamente estable y permitía que se desarrollase la vida. Los gases invernadero retenían el calor del sol cerca de la superficie de la tierra, ayudando a la evaporación del agua superficial para formar las nubes, las cuales devuelven el agua a la Tierra, en un ciclo vital que se había mantenido en equilibrio.
Durante unos 160 mil años, la Tierra tuvo dos periodos en los que las temperaturas medias globales fueron alrededor de 5º centígrados más bajas de las actuales. El cambio fue lento, transcurrieron varios miles de años para salir de la era glacial.
Ahora, sin embargo, las concentraciones de gases invernadero en la atmósfera están creciendo rápidamente, como consecuencia de que el mundo quema cantidades cada vez mayores de combustibles fósiles y destruye los bosques y praderas, que de otro modo podrían absorber dióxido de carbono y favorecer el equilibrio de la temperatura.
Ante ello, la comunidad científica internacional ha alertado de que si el desarrollo mundial, el crecimiento demográfico y el consumo energético basado en los combustibles fósiles, siguen aumentando al ritmo actual , antes del año 2050 las concentraciones de dióxido de carbono se habrán duplicado con respecto a las que había antes de la Revolución Industrial. Esto podría acarrear consecuencias funestas para la viva planetaria.

Hacer clic en la imagen para agrandar

Bibliografía:

martes, 4 de mayo de 2010

Lluvia Ácida

El agua de lluvia es, normalmente, un poco ácida porque contiene ácido carbónico. Ese ácido se forma cuando el dióxido de carbono, componente del aire, se disuelve en las gotas de lluvia. Sin embargo, la acidez de la lluvia está aumentando en algunas regiones.
Debido a la excesiva utilización de combustibles fósiles se emiten a la atmósfera grandes cantidades de óxidos de azufre y de nitrógeno. Esos gases contaminantes, a través de reacciones químicas que se producen en la atmósfera, generan los ácidos nítrico y sulfúrico. Cuando llueve, esos ácidos se disuelven en las gotas de lluvia y caen sobre la superficie terrestre. Así se originan las denominadas lluvias ácidas que provocan alteraciones en el suelo y en las aguas y graves daños en los seres vivos.
La lluvia ácida se precipita, a veces, lejos de los lugares donde se generaron los contaminantes, incluso en un país diferente al de origen, como consecuencia de los vientos. Cuando cae sobre una ciudad, daña los materiales de construcción de edificios, puentes y monumentos. A su vez, la lluvia ácida, produce la acidificación de las aguas de ríos y lagos, provocando la muerte de peces y convirtiéndolas en no potables. Además, modifica la composición de los suelos, afectando a los seres vivos que los habitan. La acidez de la lluvia también deteriora los bosques, siendo los pinos y los abetos las especies más perjudicadas.

Bibilografía: Enciclopedia Escolar Billiken 1000-2000

domingo, 2 de mayo de 2010

sábado, 1 de mayo de 2010

Basura Tecnológica. Parte I.

Debido a la globalización y a las necesidades que tiene el mundo al querer estar comunicados y renovados constantemente, cambian sus equipos tecnológicos, entre ellos el celular, generando gran contaminación en todo el medio ambiente.
En 2009 hubo 100 mil toneladas de residuos tecnológicos. Y en cinco años se cuadruplicó la cantidad de celulares descartados. Son contaminantes, pero no hay una ley que establezca cómo desecharlos.

La explosión de la telefonía celular, y la expansión de equipos digitales como computadoras de todo tipo, cámaras de fotos, y reproductores de audio, entre otros, generaron un efecto secundario que crece día a día: la "basura electrónica", es decir, desechos de estos equipos. Este tipo de residuos contiene elementos contaminantes, y requiere -coinciden fuentes oficiales, ambientalistas y fabricantes- un tratamiento especial. Sin embargo, aún no existe una legislación nacional que indique los procedimientos a seguirse con estos desechos. Por ahora, su disposición final está librada, en el mejor de los casos, a iniciativas municipales o privadas, que las hay.
Hace diez años, en la ciudad de Buenos Aires la basura electrónica era insignificante. Hoy, según el Instituto de Ingeniería Sanitaria de la UBA, por día los porteños sacan a la vereda más de media tonelada (573 kilos) de equipos electrónicos en desuso; entre ellos hay partes de computadoras (monitores, CPU, teclados), celulares, radiograbadores, reproductores portátiles de música, (este cómputo no incluye grandes electrodomésticos como heladeras, lavarropas y televisores).
Se estima que en 2009 en el país se produjeron 100.000 toneladas de desechos electrónicos. Esto representa que por cada argentino se tiran al año 2,5 kilos de estos residuos. De este total, 50.000 toneladas son provenientes de oficinas (informática, calculadoras, telefonía fija y celular, etc.), y otras 50.000 toneladas son originadas en hogares y comercios. Señalan que las impresoras de chorro de tinta están entre los equipos informáticos que más se desechan. Se venden unas 900.000 impresoras de chorro de tinta por año. En tanto, un informe de la organización ambientalista Greenpeace calcula que este año se descartarán en el país 9,7 millones de teléfonos celulares.Datos de la misma consultora indican que en 2005 se dejaron de usar 2,5 millones de teléfonos móviles, por lo que en los últimos cinco años se habría multiplicado por cuatro el número de celulares desechados.
En su informe, Greenpeace señala que en el país, en promedio, los celulares se renuevan cada tres años, pero la entidad estima que en los próximos meses los equipos se reemplazarán aún con más frecuencia, porque los rápidos adelantos en los servicios móviles dejan obsoletos a los equipos cada vez más rápidamente.
Hasta ahora, no hay una norma que regule el tratamiento de estos residuos. Es posible que este año ingrese al Congreso de la Nación un proyecto de ley del senador Daniel Filmus, que propone la creación del Fondo Nacional de Gestión de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, para financiar la gestión de esos desechos. Ese Fondo se conformaría con aportes obligatorios de fabricantes e importadores.
Pero ya hay discrepancias. Aunque para la redacción del proyecto el equipo de Filmus consultó a cámaras y fabricantes del sector, hay voces de la industria que discrepan con este iniciativa.

Bibliografía: Clarín, Martes 9 de Marzo de 2010

martes, 20 de abril de 2010

Basura Tecnológica. Parte II: "Recambio de Televisores".

En los últimos 5 años -2005 a 2009- se vendieron en el país 11 millones de televisores, que representa en promedio 1 televisor por hogar argentino. Se proyecta, además, que en los próximos 4 años se agregarán otros 10 millones de equipos al parque actual. Esto representa un incremento del parque de televisores en más de 20 millones de unidades en menos de 10 años.
Esta creciente renovación del parque de televisores, que es comparado por analistas con el cambio de la televisión en blanco y negro a color, está impulsada por diversos factores. En primer lugar, la reciente irrupción de los modelos de grandes formatos de pantalla plana (plasmas, LCD, LED y próximamente 3D), el impacto del Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010 y los planes de cuotas sin interés de grandes cadenas de electrodomésticos. Por último, -y quizá sea el más importante- el impulso estará dado, en el corto y mediano plazo, por el “apagón analógico”, es decir, el abandono de la televisión por aire analógica por emisiones digitales (Televisión Digital Terrestre -TDT).
En promedio, el televisor “principal” de cada hogar argentino ha sido renovado en los pasados cinco años, adicionándose a los ya adquiridos y/o desplazándolos. Es necesario remarcar que, si bien un equipo electrónico desplazado del uso por cambios tecnológicos, pero aún en funcionamiento, no deviene necesaria ni inmediatamente en un residuo, aunque es un indicador ex-ante de su potencial como residuo eléctrico y electrónico (RAEE) al corto plazo.
Gran parte del viejo parque de televisores quedará en desuso, especialmente los aparatos de tubo de rayos catódicos, y pasará a formar parte de los crecientes volúmenes de basura electrónica que se generan en el país, sobre todo si tenemos en cuenta que la penetración de TV en los hogares es de más del 200%. Por el volumen y velocidad del proceso de recambio, el destino de estos aparatos obsoletos será un grave problema en el corto plazo.
Frente a este crecimiento del recambio de televisores, Argentina no cuenta con ninguna infraestructura formal para hacer frente a la basura electrónica y gestionar este tipo de residuos (televisores y además celulares, computadoras, pilas y baterías, y electrodomésticos, etc.). Cuanto más se retrase la implementación de políticas para la gestión diferencial de esta corriente de desechos,
mayor será la cantidad de residuos electrónicos acumulados a ser tratados y mayores los costos de reparación ambiental. Gran parte de los aparatos eléctricos y electrónicos descartados en nuestro país terminan en rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto, con un agravante: tienen un grado mayor de toxicidad que los residuos domiciliarios comunes.

jueves, 15 de abril de 2010

Campaña Greenpeace: Basura Electrónica

Greenpeace intenta concienciar de la basura electrónica

Video buscando en: http://www.youtube.com

sábado, 3 de abril de 2010

Basura espacial.

La basura espacial está muy ligada a la globalización, ya que además de la carrera espacial por las que pelean por ser líderes las grandes potencias, hay satélites de comunicación en deshuso, generando así contaminación alrededor de la tierra.
Según el último informe trimestral de la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales, la basura espacial aumentó casi un 20 por ciento en 2009, respecto de los niveles del año anterior. Conclusión: ya hay cerca de 15.090 escombros orbitando la Tierra.
Esos escombros comprenden desde cohetes y lanzadores hasta restos de estos aparatos, según un informe divulgado por la agencia Europa Press.
De los 15.090 trozos de chatarra espacial, la 'Commonwealth of Independent States' (CIS), Reino Unido y sus colonias, es la que mayor cantidad de desperdicios arroja al espacio exterior, con un total de 5.653 objetos; seguida por Estados Unidos con 4.812 y por China, con 3.144.
La Agencia Espacial Europa (ESA) es la entidad con menos residuos espaciales, apenas 85, de los que 41 provienen de explosiones y 44 son cohetes, partes de cohetes y otros escombros. Hay países que, aunque no sean parte de una agencia espacial, también producen chatarra. Es el caso Francia, Japón e India.

Bibliografía: Clarín, Viernes 5 de Febrero de 2010

viernes, 26 de marzo de 2010

Pilas usadas: ¿Contaminan? Qué hacer con ellas.

Según una encuesta los consumidores no saben qué hacer con las pilas usadas. Las autoridades dicen que a las pilas comunes hay que tirarlas a la basura, pero de a una. Los ambientalistas no coinciden.
Con la esperanza de que algún día se informe qué destino seguro darle a las pilas, uno de cada cuatro consumidores las guarda en su casa porque no sabe qué hacer con ellas. El resto las tira a la basura (50%) o las lleva a lugares donde son recolectadas (20%). ¿Son acciones seguras? Las opiniones de autoridades sanitarias y ambientalistas están divididas. Los primeros dicen que acopiar pilas no tiene grandes riesgos, ni tampoco mandarlas al relleno sanitario. Los ambientalistas, en cambio, aseguran que no hay pila inocua. Pero en algo coinciden: las recargables, las "botón" (de reloj, por ejemplo) y las baterías de celulares no deben tirarse a la basura porque son muy tóxicas, algo que el 21% hace. Las pilas son generadores portátiles que, a través de reacciones químicas, convierten la energía química en energía eléctrica. No son todas iguales. Se las clasifica en dos grandes tipos: las comunes -una vez utilizadas se descartan- y las recargables, las tipo "botón" y baterías de celulares o de notebooks, entre otras. La ley 24.051 las considera residuos peligrosos. Las comunes que más se usan son las de carbón-zinc y las alcalinas (zinc y dióxido de manganeso). "Si bien ya no tienen mercurio y es baja la cantidad de metales pesados que poseen, siguen siendo un residuo peligroso", aclara Irene Alanis, del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). "En los rellenos sanitarios las carcasas se corroen por la acción climática y los procesos de fermentación de la basura: sus compuestos se escurren (lixivian) y contaminan suelos, napas y cursos de agua", explica Eugenia Testa, de Greenpeace. "Una pila común puede contaminar 200 mil litros de agua", acota Gustavo Protomastro, director ambiental de Sylkers, gestora de residuos electrónicos. Las recargables tienen una vida útil más prolongada. Cuestan 4 veces más que las comunes pero soportan unas 400 cargas. A diferencia de las comunes, sus componentes (cadmio, níquel, cobalto y litio) pueden ser reciclados y reutilizados en otras pilas recargables. El dilema es qué hacer con ellas cuando termina su vida útil. ¿Guardarlas? El 26% las guarda en envases de plástico o de vidrio, en algunos casos desde hace años. Los expertos advierten que ese acopio -seguramente de pilas con distintos niveles de toxicidad- tiene sus riesgos. "Si las carcasas se deterioran, pueden drenar líquidos que resultan muy irritantes para el organismo. También en el hogar los niños se las pueden llevar a la boca, sobre todo las botón", explica Alanis. ¿Tirarlas a la basura? Autoridades porteñas y nacionales dicen que no hay riesgos de tirar las comunes. Pero aclaran: "hay que desecharlas de a una". "Son peligrosas si el metal sale del armazón, pero las actuales están bien fabricadas", señala Esteban Lyons, director nacional de Control y Fiscalización de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Marcela De Luca, del Instituto de Ingeniería Sanitaria de la UBA, dice que "hay estudios técnicos que demuestran que el escaso metal que poseen no pasa al agua". Por ahora, los ambientalistas que creen que la basura "no es el mejor destino", aconsejan dejar de comprar pilas comunes y usar recargables. Y, en adelante, reclaman una política de "responsabilidad extendida al productor" de todas las pilas y para todo el país.



Bibliografía: Clarín, Sábado 12 de Septiembre de 2010

lunes, 1 de marzo de 2010

Resumen de "Una Verdad Incómoda", Al Gore.

Resumen de un documental sobre el Medio Ambiente hecho por Al Gore & Production

Video buscado en http://www.youtube.com

viernes, 26 de febrero de 2010

Calendario 2010: Huella Ecológica, por Gaby Herbstein






















































































































































































Hacer clic en las imágenes para agrandar

Las imágenes de (en orden de aparación): Alexandra Rampolla, Mike Amigorena, Florencia Córdoba, Gonzalo Valenzuela, Ronie Arias, Dante Spinetta, Sabrina Garcianera, Macerlo Zloto, Luciana Salazar, Ricardo Darín, Carla Peterson y Elena Rogers buscan concientizar a todos nosotros sobre los daños que el hombre produjo y produce con su accionar en el medio amiente.

sábado, 20 de febrero de 2010

Deforestación.

A través de los siglos se han acumulado pruebas de que la intervención humana puede producir innumerables daños en la tierra, el agua y el aire.
Una de las formas que asume esa intervención, la deforestación, ha afectado seriamente a los bosques del planeta. Hace unos 10.000 años -es decir, antes del comienzo de la agricultura- ese tipo de bioma se extendía sobre unos 4.200 millones de hectáreas, las dos terceras partes de la superficie terrestre. Hoy, en extensas regiones de Asia, Europa y América del Norte los bosques naturales han desaparecido, y la deforestación amenaza al más extenso de los que quedan, la selva amazónica.
La deforestación, que consiste en la destrucción de bosques por tala o quemado, va acompañada por el progreso tecnológico, que a su vez plantea nuevos y más graves problemas.
El fuego y la necesidad de habilitar tierras para la agricultura y el pastoreo arrasan con grandes espacios forestales, pero en el largo plazo los suelos resultan erosionados y empobrecidos por la ausencia de vegetación natural protectora del medio.
En América había grandes extensiones boscosas a la llegada de los españoles. La acción de tecnologías cada vez más destructivas, hizo que en la actualidad sólo una pequeña parte del territorio esté cubierta por bosques. El resto fue talado para obtener leña y maderas de construcción y para la fabricación de muebles, o lisa y llanamente quemado para desmontar tierras que pudieran ser empleadas en la producción agrícola. De ese modo, poblaciones completas de ciertas especies se redujeron considerablemente.
Otros árboles sirvieron como combustible en hornos de fundición de minerales. Los quebrachales del chaco fueron destruidos para aprovechar el tanino, sustancia empleada en el curtido de cueros. A comienzos del siglo XX la zona sur de esta región comenzó a cambiar su fisonomía boscosa, para convertirse en una tierra yerma y despoblada.
En estos tiempos, el peligro más serio es el que amenaza a la Amazonia. Esta región selvática, bañada por el río Amazonas y sus afluentes, cuenta con una cuenca de más de siete millones de km2, en territorios de Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador y las Guayanas.
Desde la irrupción de los colonizadores europeos hasta 1970 había sido deforestado el 0,5% de la selva amazónica; desde ese año hasta 1991 se llegó al 10% (unos 700.000 km2). Las tierras se destinan, en general, a la explotación agropecuaria o la búsqueda de petróleo y la extracción de minerales, y la futura construcción de la gran carretera transamazónica, de 3.000 km. de longitud. Está previsto que para el año 2020 habrán sido levantadas 78 represas, que inundarán 100.000 km2 de territorio.
En este verdadero pulmón del planeta conviven 80.000 especies vegetales; 30.000 animales: el 50% de la biodiversidad (número de especies que habitan en una determinada región) de que dispone la Tierra. Muchas de esas formas de vida corren ahora serios peligros, por la creciente destrucción de sus hábitats.
Los destinos que se le da a la madera extraída de un bosque son innumerables: desde su uso como leña hasta barcazas, pipas o instrumentos musicales que, para su fabricación, requieren especies determinadas.
La deforestación crea nuevos desiertos
La presencia del bosque determina un intercambio constante de dióxido de carbono y oxígeno entre los organismos vivos y la atmósfera. Las plantas consumen el dióxido de carbono y liberan oxígeno; cuando mueren, ocurre lo contrario.
La desaparición de bosques, por otra parte, afecta el ciclo del agua, necesario factor de equilibrio del clima y los cambios atmosféricos.
La deforestación modifica los procesos de evaporación y el régimen de lluvias, con cambios climáticos inmediatos que repercuten sobre las posibilidades de supervivencia de gran cantidad de especies, en apariencia no afectadas en forma directa.
La quema anual de 13.500 km2 de bosque tropical, para transformar el terreno en áreas de cultivo o pastoreo, lleva a la desertización. Se llama así al proceso por el cual un territorio que no tenía las características climáticas de los desiertos naturales termina por adquirirlas, a causa de la destrucción de su cubierta vegetal y de la erosión.
Como consecuencia de ello los suelos se empobrecen y las partículas más pequeñas se vuelan por el viento, o bien escurren con las lluvias. El suelo fértil y productivo, que necesita cientos de años para formarse, es también inestable.
Para mantener la cohesión y firmeza de sus partículas, requiere de las plantas y especialmente de sus raíces. Y si las plantas son taladas, la erosión debida al agua y al viento deja pronto al descubierto la roca viva que, sólo tras el paso de muchísimos años, podrá volver a ser aprovechada por los vegetales.
En suma, tanto la agricultura como los caminos, las represas y los asentamientos humanos son necesarios; y en territorios nuevos, no pueden hacerse sin deforestar. Pero la eliminación de especies arbóreas no debe exceder ciertos límites; si no existen planes de reforestación racionales, esa intervención sobre el ecosistema tendrá consecuencias gravísimas para la cadena alimentaría y para la vida misma.



Bibliografía: Saber Hoy, Enciclopedia Clarín.

lunes, 15 de febrero de 2010

Extinción.


En el mundo se pierde cientos de miles de especies, muchas de ellas aún antes de ser descubiertas por la ciencia. De ese modo, no sólo se pierde la variabilidad biológica, sino además la diversidad genética, fuentes de sustentos para las generaciones futuras. Una especie en peligro de extinción es una especie que puede extinguirse en un futuro próximo. A través de la historia de la evolución, millones de especies han desaparecido debido a procesos naturales. En los últimos 300 años, sin embargo, los humanos han multiplicado la tasa de extinción por mil.
Para todas las especies naturales, vegetales y animales, vivir constituye un peligro cotidiano, deben cuidarse de sus congéneres, especialmente del más poderoso predador que existe sobre la Tierra: el hombre. Los desastres ecológicos, la deforestación y otras consecuencias de la acción humana provocan daños en la cadena trófica. En el mundo actual la extinción de especies animales no está tan directamente relacionada con la escazes de alimentos o la contaminación, como con acciones violentas directas (la caza no reglamentada y el comercio ilegal de especies salvajes) o indirectas (la introducción de especies exóticas, en determinados ambientes, que compiten por uno más recursos con individuos nativos o ya adaptados al lugar).
Según los conservacionistas, la depredación de la fauna a crecido vertiginosamente y se estima actualmente que una especie desaparece cada 15 minutos. Para la naturaleza, lo peor que le puede suceder, es la extinción de especies, ya que con eso se pone en peligro el equilibrio necesario en todo ecosistema. En esta cadena natural, cada especie necesita de la otra para sobrevivir. La acelerada destrucción del hábitat es pretexto de un desarrollo sin parámetros de sustentabilidad, condena a la extinción a una biodiversidad en cuyas potencialidades se basa la vida del futuro. Y aunque esta actitud represente a simple vista una postura antropocéntrica, el hombre en su afán de búsqueda de nuevas alternativas, no puede apartarse de esa visión, pues de lo contrario la misma existencia no tendría razón de ser. Introduciendo estos conceptos de la filosofía de la comunicación, consideramos de vital importancia contribuir a la protección de los recursos naturales, difundiendo las potencialidades de la riqueza faunistica.
¿Cuáles son las principales causas de este peligro?
1. La persecución y matanza por el valor de sus pieles.
2. La caza intensiva y la pesca intensiva para comercializar sus carnes.
3. La contaminación de las especies extrañas a su hábitat, o sea "especies invasoras".
4. Los grandes emprendimientos como represas, hidrovías, etc., que el hombre construye.
5. Pérdida de petróleo, que contaminan los mares.
6. Accidentes naturales como la "muerte gris", erupción de los volcanes que lanza a la atmósfera nubes de cenizas y gases con alto contenido de azufre.
7. La acción de otros contaminantes (yacimientos de uranio, polonio, radio y de otros elementos radiactivos).
8. Accidentes varios, intencionales o no, como los incendios de bosques, choque de barcos, etc.
Las diez especies más amenazadas.
Algunas de las especies podrían desaparecer en las primeras décadas del siglo XXI. Su uso comercial está totalmente prohibido.
Tigre de Siberia: casado por su piel. Quedan unos 200 ejemplares.
Nutria Gigante: capturado por su piel. Ha desaparecido en Uruguay y quedan pocos centenares en Argentina.
Cocodrilo del Nilo: perseguido por su piel.
Águila Imperial Ibérica: quedan unas 150 parejas en libertad.
Tortuga Marina: perseguida por coleccionistas y ofrecida como curiosidad en restaurantes de lujos.
Gorila de Montaña: destinado a zoológicos, coleccionistas e institutos de antropología. Quedan unos 600 ejemplares en las montañas húmedas del continente africano.
Guacamayo Escarlata: importados por grandes cantidades por los EEUU.
Rinoceronte Negro Africano: quedan unos 2.000 ejemplares. En los años setenta, su población alcanzaba los 65.000.
Panda Gigante: utilizados en zoológicos y apetecidos por su piel. Quedan unos mil ejemplares en todo el mundo.
Lobo Marsupial: podría haber desaparecido ya. El último ejemplar fue avistado en la década de los ochenta.

Bibliografía: http://html.rincondelvago.com

domingo, 14 de febrero de 2010

Al Borde de la Extinción: Los Recursos No Renovables.

Los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural) son una reserva de energía que resulta de la descomposición y el almacenamiento de vegetales y animales durante millones de años. Se consideran no renovables porque la naturaleza no puede reproducir este proceso a la misma velocidad que se cosume. Por eso es imprescindible desarrollarfuentes alternativas de energía renovable, como sucede en China, Estados Unidos , Gran Bretaña, España y Brasil.
El agua, los bosques, el sol o el viento son recursos naturales renovables ya que son provistos por la naturaleza sin intervención humana y no se agotan por su utilización. Sin embargo, la explotación abusiva o irresponsable podría conducir a su extinción o inutilización, como en el caso del agua contaminada. El consumo de recursos también está asociado a la producción de residuos. Es decir, cuantos más recursos se consumen, más residuos se generan.

El gas natural se genera a partir de una mezcla de gases en yacimientos de petróleo y pozos de carbón.





Bosques. La tala indiscriminada de árboles afecta la renovación de la madera y el equilibrio del sistema.

Bibliografía: Clarín, Sábado 7 de Agosto de 2010

miércoles, 10 de febrero de 2010

Enfermedades provocadas por el Medio Ambiente

El aire, el agua, el sol, el polvo, las plantas y los animales, las sustancias químicas y los metales de nuestro mundo sustentan la vida. La hacen bella y entretenida. Pero a pesar de lo maravillosos que son también pueden causar ciertas enfermedades. Aquí presentamos algunas de las enfermedades ocasionadas por el medio ambiente:

Alergias y asma

Alergias y asma: En Estados Unidos, unos 50 millones de habitantes - una de cada cinco personas - sufren de alergias. Estornudan, les gotea la nariz y le pican o lloran los ojos debido al polen, el polvo y otras sustancias. Algunos sufren ataques repentinos que los dejan sin aliento y respirando con dificultad. Esto se llama asma alérgica. Ataques de asma muchas veces ocurren después de períodos de mucho ejercicio o cuando las condiciones climáticas cambian repentinamente. Algunas pueden ser provocadas por contaminantes u otras sustancias químicas en el aire y en el hogar. Los médicos pueden hacer pruebas para ver qué sustancias están causando las reacciones. Ellos también pueden recetar medicamentos para aliviar los síntomas.

Anomalías congénitas: A veces, cuando las mujeres embarazadas quedan expuestas a sustancias químicas o si beben mucha bebida alcohólica, las sustancias nocivas llegan al feto. Algunos de esos bebés nacerán con desarrollos anormales de órganos, tejidos o partes del cuerpo. Las anomalías congénitas también pueden ocurrir si las futuras mamás toman aspirina o fuman cigarrillos. Cada año nacen muchas personas con anomalías congénitas de las cuales se podrían haber evitado.

Cáncer: El cáncer ocurre cuando una célula o un grupo de células comienza a multiplicarse con mayor rapidez que de costumbre. Estas células cancerosas afectan a los órganos y tejidos del cuerpo cuando se diseminan. Con el tiempo, los órganos ya no pueden desempeñar sus funciones normales. Algunos de estos cánceres son causados por sustancias en el medio ambiente: humo de cigarrillos o cigarros, asbesto, radiación, sustancias químicas tanto naturales como hechas por el hombre, alcohol y luz solar. Es posible reducir el riesgo de contraer un cáncer, cuando uno limita su exposición a esos agentes nocivos.

Dermatitis: Dermatitis es el nombre médico para la piel inflamada e irritada. Muchos de nosotros hemos sufrido del sarpullido que pica y supura porque rozamos contra una hiedra venenosa o zumaque venenoso. Algunas de las sustancias químicas que se encuentran en pinturas, tintes, cosméticos y detergentes también pueden causar urticarias y ampollas. El viento y el sol dejan la piel paspada y seca. Las telas, los alimentos y ciertos medicamentos también pueden causar reacciones inusuales en algunas personas. Uno se puede proteger contra la hiedra venenosa al seguir esta regla sencilla: "No toque hojas que crecen de a tres." Aprenda lo que es venenoso en su ambiente.

Enfisema: La contaminación del aire y el humo del cigarrillo pueden destruir los tejidos susceptibles de los pulmones.Emphysema Cuando eso ocurre, los pulmones ya no se pueden expandir y contraer como deben. Esta condición se llama enfisema y alrededor de dos millones de estadounidenses sufren de la misma. Para estos pacientes, cada aspiración es enormemente trabajosa. Aún ejercicios moderados resultan difíciles de hacer. Algunos enfermos de enfisema tienen que respirar con la ayuda de un tanque de oxígeno.

Infertilidad: La fertilidad es la capacidad de tener hijos. Sin embargo, una en ocho parejas tiene algún problema. Esto ocurre cuando una mujer es incapaz de ovular o cuando un hombre no produce suficientes espermatozoides. La infertilidad puede ser el resultado de enfermedades de transmisión sexual, de infección o por contacto con sustancias químicas en el trabajo o en el medio ambiente. Los investigadores del Instituto Nacional de las Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS), han demostrado que demasiada cafeína en la dieta puede temporalmente reducir la fertilidad en las mujeres. Los científicos del NIEHS también han establecido los días en que una mujer tiene mayor probabilidad de concebir.

Bocio: A veces personas no absorben suficiente yodo de los alimentos que ingieren. Esto causa a una pequeña glándula, llamada la glándula tiroidea o la tiroides, aumentar de tamaño. Puede crecer tanto que se parece a una pelota de béisbol en el cuello. Esto se llama el bocio. Ya que la tiroides controla funciones tan fundamentales como el crecimiento y la energía, el bocio puede producir una amplia gama de efectos. Algunos enfermos del bocio podrían sentirse más nerviosos e inquietos que de costumbre. Otros tienden a sentirse aletargados y apáticos. El bocio ya es bastante raro, ahora que los funcionarios de salud pública decidieron que toda la sal que comemos debe contener yodo.

Enfermedades cardíacas: Más de uno en cuatro estadounidenses sufre de enfermedades cardíacas y vasculares. Estas enfermedades causan casi la mitad de todas lasEnfermedades cardíacas muertes en Estados Unidos. Aunque en parte, éstas podrían ser el resultado de malas costumbres alimenticias y/o falta de ejercicio, las sustancias químicas en el ambiente también desempeñan un papel. Aunque el hígado convierte la mayoría de las sustancias químicas que entran al cuerpo en sustancias inócuas, algunas se convierten en partículas que se llaman radicales libres, las cuales pueden reaccionar con las proteínas en la sangre para formar depósitos grasos llamados placas; estas placas, a su vez, ocluyen los vasos sanguíneos. Esa oclusión puede bloquear el flujo de sangre y causar un ataque al corazón o infarto.

Enfermedades de la inmunodeficiencia: El sistema inmune batalla contra microorganismos, virus y venenos que atacan el cuerpo. El sistema consta de glóbulos blancos y otras células guerreras. Cuando una partícula extraña entra al cuerpo, estas células rodean y destruyen al "enemigo." Todos hemos oído del SIDA y el daño que éste causa al sistema inmune. Algunas sustancias químicas y fármacos también pueden debilitar el sistema inmune al dañar estas células especializadas. Cuando eso ocurre, el cuerpo queda más vulnerable aún a las enfermedades e infecciones.

Enfermedades laborales: En todo trabajo se corre cierto riesgo. Hasta un escritor se puede cortar con el filo de una hoja de papel. Pero ¿sabía usted que cerca de 137 pEnfermedades laboralesersonas mueren cada día como resultado de enfermedades laborales? Esta cifra es más de ocho veces el número de personas que muere por accidentes de trabajo. Muchas de esas enfermedades son provocadas por sustancias químicas u otros agentes que se encuentran en el lugar de trabajo. Las fábricas y los laboratorios pueden producir sustancias químicas, tintes o metales tóxicos. Médicos y otros en las clínicas y hospitales tienen que trabajar con la radiación. Las personas que laboran en aeropuertos o que tocan música en los conciertos de rock pueden sufrir pérdida de audición por causa del ruido excesivo. Algunos trabajos implican extremos de calor o de frío. Los trabajadores se pueden proteger de esos peligros utilizando ropa especial, gafas protectoras, guantes, tapones para los oídos y otros equipos protectores apropiados.

Enfermedades renales: pueden incluir desde infecciones sencillas hasta un paro total de la función renal. Las personas con insuficiencia renal no pueden eliminar los tóxicos y desechos del cuerpo - dependen de costosas máquinas filtradoras de sangre para mantenerse vivas. Algunas sustancias químicas en el ambiente pueden provocar daños a los riñones. Ciertos fármacos no recetados, cuando se toman con demasiada frecuencia, también pueden dañar los riñones. Lea con cuidado las etiquetas de todos los fármacos y úselos únicamente según se indiquen.

Envenenamiento por plomo: A veces, bebés y niños recogen del suelo y se meten a la boca cascarillas de pintura y otros objetos que contienen plomo. Envenenamiento por plomoEl polvo, el agua y los gases contaminados con plomo también sirven para introducir el plomo al cuerpo. Este metal puede dañar el cerebro, los riñones, el hígado y otros órganos. El grave envenenamiento por plomo produce dolores de cabeza, calambres, convulsiones y a veces, la muerte. Incluso en pequeñas cantidades, puede causar problemas de aprendizaje y cambios repentinos en el comportamiento. Los médicos, con un examen de sangre, pueden determinar la presencia de plomo y recomendar medidas para reducir el contacto con el mismo.

Envenenamiento por mercurio: El mercurio es un metal plateado, extremadamente venenoso. Cantidades muy pequeñas pueden dañar a los riñones, el hígado y el cerebro. Hace años, los que trabajaban en las fábricas de sombreros quedaban envenenados por inhalar los gases de mercurio que se usaban para darle forma a los sombreros. Hoy en día, el envenenamiento por mercurio, generalmente resulta de comer pescado contaminado u otros alimentos que contienen pequeñas cantidades de compuestos de mercurio. El cuerpo no se puede deshacer del mercurio, por lo tanto, éste se va acumulando paulatinamente en los tejidos. Con el tiempo, si no se trata, el envenenamiento por mercurio puede causar dolor, entumecimiento, músculos débiles, pérdida de la vista, parálisis y aún la muerte.

Trastornos del sistema nervioso: El sistema nervioso, que incluye el cerebro, la médula espinal y los nervios, controla nuestros pensamientos, sentimientos, movimientos y comportamiento. El sistema nervioso consta de miles de millones de células nerviosas. Éstas llevan mensajes e instrucciones del cerebro y la médula espinal a otras partes del cuerpo. Cuando dichas células quedan dañadas por sustancias químicas tóxicas o por lesión o enfermedad, este sistema de información falla. Esto puede resultar en trastornos que incluyen desde cambios de humor y pérdida de memoria hasta ceguera, parálisis y muerte. El uso correcto de dispositivos de seguridad, tal como cinturones de seguridad, asientos de seguridad para niños y cascos para andar en bicicleta pueden evitar lesiones y salvar vidas.

Osteoporosis: Cuando el cuerpo ya no puede proporcionar suficiente calcio,Osteoporosis los huesos se ponen porosos y frágiles. Esto se llama la osteoporosis. Unos 25 millones de estadounidenses padecen de algún tipo de rarefacción ósea. Cuando la gente envejece, pasan a ser más comunes los problemas del dorso y los huesos de la espina dorsal, las caderas y las muñecas se quiebran con mayor facilidad. La gente joven puede reducir la posibilidad de contraer osteoporosis en su tercera edad, haciendo ejercicios ahora y comiendo alimentos ricos en calcio, como la leche y el yogurt.

Neumoconiosis: Los polvos comunes de la casa y del jardín, no son un peligro grave para la salud. Sin embargo, algunas partículas transportadas por el aire pueden ser muy peligrosas. Estas incluyen fibras de asbesto, algodón y cáñamo y polvos de compuestos como sílice, grafito, carbón, hierro y arcilla. Estas partículas pueden dañar los tejidos pulmonares susceptibles, haciendo que tejidos sanos se conviertan en tejidos cicatriciales. Esta condición se llama neumoconiosis. Los dolores torácicos y la falta de aliento muchas veces se convierten en bronquitis, enfisema y/o una muerte temprana. Una ventilación apropiada y el uso de máscaras protectoras pueden reducir enormemente el riesgo de las enfermedades pulmonares.

Trastornos de la reproducción: Desde fines de los 1940, toda mujer que estaba en peligro de perder a su bebé aún no nacido, recibía, bajo receta médica, una hormona femenina sintética llamada dietilestilbestrol. En 1971, los científicos descubrieron que algunas de las hijas de dichas mujeres estaban contrayendo un cáncer muy raro de los órganos reproductores. Desde entonces, se ha discontinuado el uso del dietilestilbestrol y de otras hormonas sintéticas durante el embarazo. El NIEHS y otras dependencias gubernamentales están investigando la posibilidad de que algunas sustancias químicas naturales así como plaguicidas fabricados podrían estar causando problemas similares. Se ha encontrado que algunas de estas sustancias químicas son tan similares al estrógeno femenino que realmente "imitan" a esa importante hormona; y al hacer eso, interfieren con el desarrollo de los órganos reproductores tanto masculinos como femeninos. Esto conlleva el riesgo de una pubertad precoz, bajos números de espermatozoides, quistes ováricos y cáncer de pecho o de los testículos.

Cáncer de la piel y quemaduras de sol: Casi todos hemos estado demasiado tiemCáncer de la piel y quemaduras de solpo al sol y nos hemos quemado. Estar demasiado al sol puede producir uno de los cánceres más comunes - el de la piel. Algunos cánceres son de tratamiento fácil porque no se extienden más allá del tejido epidérmico. No obstante, existen otros, como el melanoma, que son mucho más peligrosos porque se extienden también por otras partes del cuerpo. El número de personas que muere por melanoma aumenta en un 4% por año. Las personas se pueden proteger contra los rayos del sol mediante el uso de sombreros, lociones bloqueadoras o ropa protectora y, cuando sea posible, no salir al sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

Caries dentales: En los 1930, los expertos de la salud pública notaron que la gente que vivíaCaries dentales en zonas donde el agua contenía sustancias químicas naturales llamadas fluoruros, tenía menos caries. Hoy en día, casi la mitad de toda la población de Estados Unidos, bebe agua con fluorización natural o que es tratada con flúor. Esto ha reducido la incidencia de caries en por lo menos un 65%. Los dentistas también pueden proteger dientes jóvenes, cubriéndolos con revestimientos especiales que actúan como sellantes.

Envenenamiento por uranio: El uranio es un elemento radioactivo extremadamente peligroso. Eso significa que emite partículas altas en energía que pueden atravesar el cuerpo y dañar el tejido vivo. Una sola dosis grande de radiación puede matar. Muchas dosis pequeñas a través de un período de tiempo también pueden causar daños graves. Por ejemplo, los mineros que están expuestos al polvo de uranio tienen mayor probabilidad de contraer cáncer de los pulmones. El envenenamiento por uranio también puede dañar los riñones e interferir con la habilidad del cuerpo en batallar infecciones. Mientras que mucha gente nunca va a tener contacto con el uranio, los que trabajan con radiografías médicas o con compuestos radioactivos, también corren riesgos. Ellos deben ponerse escudos o delantales de plomo y seguir las directivas de seguridad que se recomiendan para protegerse contra la exposición innecesaria.

Problemas de los ojos: Nuestros ojos son muy sensibles al medio ambiente. Los gases que Problemas de los ojosse encuentran en el aire contaminado pueden irritar los ojos y producir una sensación de ardor. Partículas diminutas en el humo u hollín pueden causar escozor o enrojecimiento de los ojos. Algunos organismos transportados por el aire, como ser los mohos u hongos, ocasionan infecciones de los párpados así como de los ojos. Demasiada exposición a los rayos solares finalmente conduce a una turbiosidad del lente óptico que se llama catarata.

Enfermedades trasmitidas a través del agua: Aún los arroyos, ríos y lagos más transparentes puede contener contaminantes químicos. Metales pesados, como ser el plomo y el mercurio, pueden ocasionar daños graves a los órganos. Algunas sustancias químicas interfieren con el desarrollo normal de órganos y tejidos y ocasionan anomalías congénitas, mientras que otras tornan cancerosas a las células sanas. Algunas corrientes de agua también contienen bacterias de los desechos humanos y animales y éstas pueden producir fiebres altas, calambres, vómitos y diarrea.

Algunas enfermedades transmitidas por el agua son: Cólera, Fiebre Tifoidea, Poliomelitis, Meningitis y Hepatitis A y E.

Bibliografía: http://www.niehs.nih.gov/